Cómo aprovechar mejor tu tiempo, con la técnica de los 15 minutos

Actualizado al: 12 August 2014

La técnica de los 15 minutos

Es posible que nadie se escape de sobrestimar lo que puede hacer en un día, y el número de proyectos en los que se puede trabajar al mismo tiempo. Todos queremos hacer siempre más, y el número de actividades en nuestra agenda se multiplica vertiginosamente.

Desgraciadamente, el tiempo disponible siempre es el mismo. Un día sólo tiene 24 horas, por más que quisiéramos que fueran mucho más.

Por ejemplo, si tu meta es escribir un libro en una semana, es posible que te parezca un plazo razonable. Hasta que te das cuenta de que tienes un millón de otros proyectos que debes realizar al mismo tiempo…

Por otra parte, algunos proyectos pueden parecer tan ambiciosos que nunca comienzas a ejecutarlos. Por el contrario, los pospones una y otra vez hasta que los olvidas o los cancelas definitivamente.

Pero existe una técnica que te permite ver algún progreso en tus metas cada día, sin que sea demasiado difícil de acomodar en tu ajetreada agenda. Se trata de la técnica de los 15 minutos. ¿En qué consiste? Simplemente se trata de dedicar 15 minutos al día a hacer algo que te acerque al logro de tus objetivos.

Quince minutos es tiempo suficiente para ver algún pequeño avance cada día. Tal vez pienses que te tomará demasiado tiempo completar un proyecto si sólo le dedicas 15 minutos al día, pero te aseguro que te tomará mucho más tiempo si nunca comienzas a trabajar en él. Ese bloque de 15 minutos es una forma de auto-motivarte, para mantener un ritmo de trabajo constante, y adquirir el impulso suficiente para terminar una tarea.

 

Asegúrate de que tus 15 minutos sean productivos

La mejor forma de asegurarte de hacer lo máximo posible en esos 15 minutos es saber con precisión lo que estás haciendo. Si estas escribiendo un libro o reporte, asegúrate de escribir un guión para que puedas avanzar en cualquier sección en el momento en que tengas tiempo disponible. Si aún no tienes un plan o guión para la actividad que vas a realizar, puedes dedicar uno de tus bloques de 15 minutos a partir cualquier proyecto en partes más pequeñas y manejables. Te sorprenderá lo mucho que este sencillo paso te puede ayudar a facilitar tu trabajo.

También te ayudará convertir la técnica de los 15 minutos en un hábito. Si dispones de 15 minutos libres por las mañanas apártalos para tus nuevos proyectos. Si estás en constante movimiento, ten contigo siempre una laptop, Smartphone o tableta en el que puedas trabajar en tu proyecto tan pronto tengas oportunidad. Aprovecha los tiempos muertos, como la sala de espera en el consultorio del doctor, mientras esperas un taxi o la cuenta en un restaurant.

 

Una técnica que realmente funciona

Si tienes alguna duda de que esto funciona, pregúntate: ¿Cuándo te sientes más feliz y exitoso? ¿Cuándo estás planeando hacer algo durante un buen tiempo pero no has tenido el impulso para empezar a hacerlo, o cuando dejas de pensar y comienzas a ejecutar?

Aun cuando no estés haciendo mucho, sabrás que estás haciendo algo. Esto te ayudará a dejar de auto-compadecerte y a sentirte orgulloso porque estás avanzando en tus objetivos.

Así que recuerda, todo el mundo puede encontrar 15 minutos libres en su día. ¡Olvídate de las excusas!

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail


Comentarios

comentarios